IDLIB… OTRA VEZ

116 visitas

Los representantes de la oposición negaron el uso de productos químicos y acusaron al presidente Bashar al- Assad de intentar enmarcarlos.

Nouhad Mahmoud*

El sábado por la noche, el fin de semana pasado, decenas de proyectiles fueron disparados contra tres barrios en la ciudad de Aleppo, en el norte de Siria, bajo el control de las fuerzas del régimen. Fue un ataque químico, según diferentes fuentes. Más de 100 civiles que sufrían problemas respiratorios fueron trasladados a hospitales y poco después se les dio de alta. Es el mayor ataque a la ciudad después de ser “liberada” por el gobierno. SANA, la agencia oficial de noticias de Siria, acusó a los grupos de la oposición de organizar este ataque inusual. Moscú respaldó la afirmación oficial de que los rebeldes son los culpables.

Los representantes de la oposición negaron el uso de productos químicos y acusaron al presidente Bashar al- Assad de intentar enmarcarlos. Afirmaron que las fuerzas de la oposición no tenían acceso a tales armas ni a los medios para manejarlas. El portavoz Mustafa Sejari, de un grupo rebelde, dijo, según el diario británico The Independent, que el gobierno de Damasco estaba tratando de socavar un cese el fuego ya inestable al organizar tal operación. Nueve personas, incluido un niño, murieron en un ataque del gobierno a una aldea en Idlib aproximadamente a la misma hora del sábado. Un portavoz del grupo insurgente tuiteó: “El régimen criminal, bajo instrucciones rusas, está tratando de acusar a los rebeldes de usar sustancias tóxicas en Aleppo. Esto es puramente una mentira”. Los informes sobre los preparativos de los grupos rebeldes para lanzar un ataque químico se publicaron últimamente en los medios de comunicación rusos y sirios.

Los observadores consideran la última escalada ruso-siria como un preludio para rescindir el Acuerdo de Sochi entre el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan sobre Idlib en septiembre pasado. El régimen en Damasco y su aliado en Teherán no aprobaron el alto el fuego, y Walid Mouallem, el ministro sirio de Asuntos Exteriores, anunció entonces que la prioridad de su gobierno es liberar a Idlib, lo que se hizo eco de una declaración rusa en apoyo “al derecho del gobierno sirio [para] liquidar la amenaza terrorista en su territorio”. Las preguntas rusas sobre la validez del alto el fuego en el bastión de la oposición surgieron en Moscú, y al mismo tiempo el ministro de defensa ruso Shouego presionó a su colega turco Kholusi Akar para separar a los insurgentes moderados de los yihadistas en la provincia de Idlib.

La reunión cumbre en Estambul el mes pasado entre los líderes de Rusia, Alemania. Francia y Turquía fue una manifestación internacional de apoyo al acuerdo de Idlib entre Ankara y Moscú, considerado como un compromiso razonable para evitar una catástrofe humanitaria, que tendría repercusiones devastadoras, incluso en el continente europeo. Pero en Damasco el acuerdo siempre se consideró temporal y las recientes acciones militares rusas en Idlib revelan una colusión entre el entendimiento ruso y sirio. Como ocurrió en las áreas de reducción de tensión promovidas y defendidas por Rusia en Astaná, y que el régimen agotó y aniquiló más tarde, Idlib parece estar a punto de enfrentar el mismo destino.

La provincia de Idlib es el último bastión importante de los rebeldes y yihadistas. La ONU dice que Idlib es el hogar de unos 2.9 millones de personas, incluido un millón de niños. Casi la mitad de los civiles de allí proceden de otras partes de Siria, anteriormente controladas por los rebeldes, de las cuales huyeron o fueron evacuadas. Actualmente es controlado por unos 70 mil combatientes de diferentes grupos. El Hay’at Tahrir Al-Sham (HTS) es una alianza yihadista vinculada a Al-Qaeda y controla ubicaciones clave en toda la provincia con sus 10 mil combatientes, incluidos los extranjeros. El Frente de Liberación Nacional (NLF) respaldado por Turquía es la segunda alianza más poderosa. Turquía también tiene una presencia militar en Idlib que supervisa el acuerdo previo entre facciones de la oposición y como partido, con Rusia en la zona de amortiguación desmilitarizada entre el régimen y las fuerzas de la oposición.

Turquía ya alberga a más de tres millones de refugiados sirios, y una gran ofensiva del régimen sirio y sus aliados podría crear una nueva ola de personas que se dirigen hacia su frontera, que las autoridades cierran para evitar más cargas. Según la BBC, un alto funcionario humanitario de la ONU advirtió que un ataque a Idlib “abrumará las capacidades y tiene el potencial de crear una emergencia humanitaria a una escala aún no vista en esta crisis”. Las fuentes de la ONU estiman que hasta 800 mil personas podrían ser desplazadas, y el número de personas que necesitan ayuda podría aumentar dramáticamente.

Una operación militar a gran escala en Idlib no puede llevarse a cabo sin el apoyo efectivo de los militares rusos, como fue el caso durante los últimos tres años. Una participación rusa iría en contra de sus últimos acuerdos con Turquía y representará un golpe mortal para la cooperación de los dos países en Siria desde el inicio del proceso de Astaná. Turquía se encontraría en una situación muy difícil en la región y con sus aliados.

Los rusos demuestran una y otra vez que están en Siria para jugar la carta de Al-Assad e incluso sus juegos. Nunca trascienden este rol para ser un árbitro confiable para resolver la crisis. Abortaron todas las esperanzas de jugar el rol de un juez justo en el conflicto a pesar de ser el jugador principal después de la retroversión occidental y árabe. Usaron su fuerza al extremo contra un enemigo desigual, y se quedaron en el lado equivocado de la historia.

*Nouhad Mahmoud: El autor fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011 / 2011nouhad47@yahoo.com

Imagen: Pixabay-LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – El Universal – Cd. de México, diciembre 11 del 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.