AHMED BEN BELLA: “EL PRIMERO ENTRE IGUALES”

141 visitas

El 1º de noviembre de 1954, tras la negativa de Francia a desarrollar un plan de descolonización para Argelia, el CRUA inició la guerra de guerrillas en pos de la independencia

Por: Luis García y Erdmann*

Presidente de Argelia, Ahmed Ben Bella, nació el 24 de diciembre de 1916, en la población de Maghnia, Argelia, cerca de la frontera con Marruecos de donde provenía su padre, quien se dedicaba a las labores del campo. Era el menor de seis hermanos, estudió en su ciudad natal y luego continuó en Tlemcen, también tuvo una buena educación islámica y en el deporte sobresalió como futbolista. 

Ahmed era un muchacho inquieto y con un temprano deseo de triunfar, no obstante que se encontraba en el centro de dos culturas. Argelia no era una colonia sino la extensión de Francia, por lo que en las escuelas se daba historia de dicho país excepto de la Revolución Francesa, para evitar sentimientos libertarios. El 10% de la población era extranjero, pero detentaba la mayoría de las tierras cultivables, se vivía un mundo de injusticias y de desprecio de los colonialistas hacia los locales a quienes llamaban “ratons”.

A los diecisiete años Ben Bella, se afilió al Partido del Pueblo Argelino (PPA) de Messali Hadj y al estallar la Segunda Guerra Mundial se enroló en el ejército francés en el 11º Regimiento de Fusileros de Argelia, fue ascendido a sargento mayor en 1940 en el 141º Regimiento de Infantería Alpina destacado en Marsella y se hizo acreedor a la “Cruz de Guerra” por derribar un avión de combate. En 1944 recibió su bautismo de fuego, fue mencionado cuatro veces por su valor y el Gral. Charles De Gaulle lo condecoró con la Medalla Militar por su arrojo en las batallas de Monte Cassino y la liberación de Roma. Sin embargo, cuando solicitó ingresar al ejército regular francés no fue admitido, se dijo entonces que la negativa se debió a que era inteligente y peligroso, lo que le causó un gran resentimiento.

La Segunda Guerra Mundial representó una llamada para la liberación de las colonias en Asia y África sometidas al yugo europeo. En el desfile de la victoria en la ciudad de Setif, en mayo de 1945 en que ondeó la bandera argelina en lugar de la francesa, los colonos lo consideraron una provocación que produjo muchas bajas tanto de colonos como de los argelinos y propició una violenta represión.  

Ben Bella al regresar a Argelia se reincorporó al PPA en su ciudad natal, donde consiguió que los argelinos pudieran participar en la administración municipal y fue electo miembro del consejo municipal en 1946. Posteriormente se incorporó al Movimiento para el Triunfo de las Libertades Democráticas que surgió de la escisión del PPA y un año después participó en el establecimiento de Organisation Spéciale (OS), para luchar con las armas por la independencia argelina y fue responsable del ataque contra la Oficina Central de Correos de Orán el 5 abril de 1949, en “una acción de guerra” para obtener fondos para la lucha. Lo que ocasionó que un año después Ben Bella fue encarcelado en la prisión de Blida en donde lo mantuvieron dos años sin juicio, pero se mantuvo en contacto con el exterior, hasta que se le acusó de conspirar contra el Estado y se le sentenció a siete años de prisión en marzo de 1952. Mantuvo su reconocida sonrisa y a los cinco días de su condena escapó huyendo a Egipto y luego volvió a Argelia y permaneció en las montañas de la Kabyilia.     

Con el establecimiento del Comité Révolutionaire d´Unité et d´Action (CRUA), se persigue la acción en pos de la libertad, a través de la  cooperación y coordinación entre los militantes de interior y los del exterior, principalmente el apoyo de los países árabes, el Comité quedó integrado por nueve miembros, entre ellos Ben Bella, Mohamed Khider, Mohamed Budiaf, Belkacem Krim, Hocine Ait-Ahmed, Rabah Bitat, Murad Diduche, Mustafa Ben Bulaid y Mohamed Larbi M´Hidi.

Poco después el CRUA fundó el Front de Libération Nationale que funcionaba a través de la Armée de Libération Nationale. Ben Bella a quien le gustaba llamarse “el fugitivo” pasó a dirigir las relaciones exteriores del CRUA. El triunfo de la revolución egipcia y el ideal panarabista que encabezaba el presidente Gamal Abdel Nasser dieron un fuerte apoyo al movimiento argelino.    

El 1º de noviembre de 1954, tras la negativa de Francia a desarrollar un plan de descolonización para Argelia, el CRUA inició la guerra de guerrillas en pos de la independencia. Ben Bella permaneció en el exterior como responsable del aprovisionamiento de armas, con viajes a Marruecos, España, Italia y Egipto, escapó a varios atentados orquestados por los servicios secretos franceses. El poder recaía en el Comité Ejecutivo de Coordinación (CEE), que encabezaba Benyusef Ben Khedda.

La cruel y sangrienta guerra se prolongaba, mientras que en 1956 los Estados vecinos de Marruecos y Túnez obtuvieron la independencia. El 22 de octubre de dicho año, Ben Bella reconocido como  “EL PRIMERO ENTRE IGUALES” junto con otros 4 jefes tomaron un avión civil marroquí en Rabat rumbo a Túnez, en donde se reunirían con el rey Mohamed V de Marruecos y el presidente Habib Burguiba de Túnez quienes también habían sido prisioneros de los franceses, sin embargo el avión no llegó a su destino, fue secuestrado y aterrizó en Argel, sus ocupantes fueron detenidos y enviados a Francia, en donde estuvieron seis años encarcelados en la prisión de La Santé en París. Pero no quedaron totalmente aislados, los cinco se reunían para hacer planes, recibían los periódicos y perfeccionaban sus conocimientos del árabe, pues gran parte de la población hablaba en francés. En tanto su prestigio seguía en aumento. El secuestro incrementó las simpatías de la comunidad internacional por la causa argelina y actúo en desprestigió de Francia quien también participó en la artera intervención en el Canal de Suez junto con Inglaterra e Israel

Ben Bella siguió sin juicio y fue trasferido a la prisión de la isla de Aix y posteriormente a la cárcel del castillo de Turquant. En 1958 fue nombrado vicepresidente del primer Gobierno Provisional de la República Argelina (GPRA) en el exilio, con sede en Trípoli, Libia. En tanto en Francia el Gral. Charles De Gaulle asumió la presidencia, y conducirá a las negociaciones. A principios de 1962 se iniciaron las conversaciones entre los representantes de Francia y del GPRA en Evian-les Bains, Ben Bella seguía preso, quien como medida de presión para participar en las negociaciones inició una huelga de hambre que únicamente lo llevó al hospital Raymond Poincaré, de Garches a las afueras de Versalles.

Los acuerdos de Evián se firmaron el 18 de marzo de 1962 comprendían un cese inmediato al fuego y la liberación de Ben Bella y sus compañeros, lo que aconteció poco después. Sin embargo, los terroristas franceses de la Organización del Ejército Secreto (OAS) propiciaron una inusitada violencia en Argelia. Entre los puntos de los acuerdos estaba la organización de un referéndum de autodeterminación que llevó a cabo el presidente De Gaulle de la que resultó la declaración de la independencia el 5 de julio de dicho año. Con lo que finalizan ocho años de lucha, durante los cuales el pueblo argelino sufrió hasta lo indecible por lograr la libertad. Los dirigentes argelinos calcularían un millón de argelinos muertos, la mayoría de ellos en campos de concentración y en celdas de torturas. Ningún otro Estado africano había derramado tanta sangre en la lucha por la libertad.

La multitudinaria bienvenida que el pueblo le dio a Ben Bella con su carismática sonrisa en el aeropuerto de Argel, tras muchos años en el extranjero, demostró que poseía la baraka, la bendición, el carisma. La de división entre elementos del gobierno provisional encabezado por Benyussuf Ben Khedda, provocó la crisis del verano de 1962, de la que salió triunfador Ben Bella al ganar las elecciones y fue proclamado Jefe de Gobierno el 26 de septiembre, un día antes se estableció la República Argelina Democrática y Popular. Ben Bella como candidato del Frente de Liberación Nacional (FLN), único partido político y sin oponentes recibió el noventa y nueve por ciento de los votos en las elecciones de septiembre de 1963 y el 20 de dicho mes juró al cargo de primer presidente de Argelia. No obstante, no invitó a sus antiguos compañeros a formar parte de su gabinete, por lo que el segundo hombre más poderoso fue Houari Boumédiène vicepresidente y ministro de la Defensa. 

En su primer discurso Ben Bella dijo: “Históricamente, Argelia es una cultura árabe islámica y ocupa una posición de avanzada y destacada en el movimiento del pueblo árabe. Es esto una cuestión de civilización, de ética, de cultura y de una forma de vivir”. Por otra parte, señaló su vocación africanista y cuando llegó a Addis Abeba recibió una enorme ovación al establecerse la Organización de la Unidad Africana el 25 de mayo de 1963, empero, en octubre de ese año se inició la llamada “Guerra de las Arenas”, un conflicto entre Argelia y Marruecos por la reclamación marroquí para recuperar territorios de las provincias de Tinduf y Béchar que Francia había anexionado a la Argelia Francesa décadas atrás. De ahí en adelante serían difíciles las relaciones con sus vecinos del Magreb. Pero por su prestigio personal se convirtió en uno de los líderes del no alineamiento.

Ben Bella, Nasser y BourguibaBen Bella como presidente implantó el socialismo islámico, dentro de sus prioridades estaba la alfabetización, incluso las cafeterías y lugares de diversión se convertían en algunas horas del día en escuelas; la escolarización obligatoria y la arabización de la enseñanza.  Se implantó el modelo económico de la autogestión, se nacionalizaron los servicios públicos y las tierras, fábricas y minas de los pieds noires (ex colonos) que habían abandonado el país fueron explotadas con la gestión socialista, inició la construcción de obras de infraestructura como presas importantes.

Hombre infatigable estuvo en diario contacto con la población y a la vez se hacía de más poder como el control del Ministerio del Interior, de la policía, de los gobiernos provinciales, de las comunicaciones y las finanzas; pero tuvo que enfrentar una serie de descalabros tales como la prioridad por establecer la industria pesada fue en detrimento de la agricultura a lo que se sumaron otros reveces. Los conflictos en el seno del FNL, la revuelta en Biskra dirigida por el coronel Chaabani en julio de 1964 que tuvo que reprimir y las denuncias sobre “su aventurerismo y su izquierdismo desenfrenado”, aunado a la desconfianza con Boumédiène quien no compartía algunas de sus orientaciones políticas y quien el 19 de junio de 1965, en complicidad con el coronel Tahar Zbiri Jefe del Estado Mayor lo derrocó convirtiéndose en el nuevo presidente de Argelia.

Ben Bella fue confinado en el Sahara y después en una casa denominada el Chateau Holden, en donde en 1971 se casó a los cuarenta y cinco años con la periodista Zohra Sellami quien se muda a acompañarlo y adoptaron a dos niñas Mehdia y Nouria y a un niño Ali, familia que lo acompañó en el confinamiento. Tras el fallecimiento de Boumédiène en 1978, sus condiciones de vida mejoraron y posteriormente pasó a vivir en M’Sila, aún bajo arresto domiciliario junto con su familia. En abril de 1981, el presidente Chadli Benjedid le asignó un chalet en Alger-Bologhine y una pensión de doce mil dinares.

En septiembre de dicho año, le autorizaron efectuar la peregrinación a la Meca, y más tarde viajar a Estados Unidos y ya no regresó a Argelia, rompe el silencio y denuncia los abusos ocasionados por el unipartidismo y la corrupción. Se exilió en Ginebra en donde fundó el partido político Movimiento Democracia para Argelia en octubre de 1980, al siguiente año fue nombrado presidente de la Comisión Islámica Internacional de Derechos Humanos. En 1990 fue legalizado el citado partido y es cuando regresó a Argelia para participar en las primeras elecciones en el marco del multipartidismo, pero su partido político no se presentó y con el triunfo del Frente Islámico de Salvación y en 1992, el ejército dio un nuevo golpe de Estado que sumergió a Argelia en una década de guerra civil entre el poder militar y los movimientos islámicos radicales provocando violencia y terror.

En el 2003 fue electo presidente de la Campaña Internacional contra la Agresión en Irak. Falleció a los noventa y siete años en Argel.

*Lic. Luis García y Erdmann – Su primera adscripción en el  Servicio Exterior Mexicano fue en la Embajada de México en Egipto. Escribe a Luis: garciayerdmann@hotmail.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Voz del Árabe (LVÁ) – ESPECIALES –Cd. de México, diciembre 7 del 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.